Como se hace el pastel red velvet super fácil

SÍRVASE

Red velvet receta original

Hoy aprenderás como se hace el pastel Red Velvet, la cual es un pastel de chocolate con un rojo intenso, rojo oscuro o rojo brillante, el color varía de acuerdo a la receta.

como se hace el pastel Red Velvet

Ingredientes para hacer Red velvet: (bizcocho)

  • 300 gramos de harina de trigo
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 250 mililitros de leche
  • 120 mililitros de aceite
  • 300 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1 cucharadita de colorante rojo en pasta, si no hallas en pasta puedes usar el que tengas.
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
    Frosting:
  • 360 gramos de azúcar glas
  • 180 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 180 gramos de queso crema

Te puede gustar:▼

Como hacer cupcakes de chocolate paso a paso

Como se hace el pastel red velvet:

Primero empezamos mezclando la leche con el jugo de limón para formar una buttermilk y dejamos reposar por 10 minutos.

En un bol aparte batimos los 2 huevos hasta que espumen un poquito y añadimos el azúcar mientras seguimos batiendo. Cuando el azúcar esté bien mezclado añadimos el aceite y seguimos batiendo, también añadimos el extracto de vainilla y seguimos batiendo.

Una vez que los ingredientes estén bien integrados añadimos el cacao y la harina (previamente cernidos), y batimos suavemente hasta que se mezcle bien.

Pasado los 10 minutos comprobamos que nuestra buttermilk esté lista, lo sabremos si vemos pequeños grumitos formados en la leche, añadimos la buttermilk a la maza y mezclamos suavemente, no debes batir en exceso sólo hasta que se integren bien los ingredientes.

Para activar el bicarbonato de sodio lo mezclamos con el vinagre y rápidamente lo añadimos a la mezcla, batimos bien para que se integre. Añadimos el colorante en pasta a la mezcla, si usas colorante en líquido deberás usar un poquito más, mezclamos para que nuestra masa se pinte bien.

Enharinamos y engrasamos nuestros moldes, en esta oportunidad usaremos 3 moldes de 15 centímetros de diámetro, pero si no tienes puedes usar 1 sólo molde recto y cortar el bizcocho en 3 partes iguales.

Para poner la misma cantidad de maza en cada molde puedes pesarlos.

Llevamos nuestros moldes al horno precalentado a 165°C, es importante saber que es mejor precalentar el horno mientras preparamos el bizcocho ya que si demoras en meterlo al horno el bicarbonato pierde sus propiedades.

Los horneamos por 25 minutos a 165°C, pero recuerda que el tiempo de horneado depende de cada horno, por eso es mejor picar con un palillo o cuchillo en medio del bizcocho, si el palillo sale limpio y seco está listo, de lo contrario si sale con restos de masa y mojado le falta hornear un poquito más.

Cuando están listos los sacamos del horno y los dejamos reposar un ratito para desmoldarlos y dejarlos enfríar desmoldados, por que si se enfrían en el molde acumulan humedad.

Una vez desmoldados, cortamos un poquito la parte de arriba de los bizcochitos y los igualamos a un mismo tamaño. Los dejamos enfriar.

Mientras los bizcochitos se enfrían preparamos el frosting:

Empezamos batiendo la mantequilla durante 5 minutos, pasado el tiempo estará más blanquita y esponjosa. Luego añadimos el azúcar glas (previamente tamizado), batimos despacio para que el azúcar no salga volando y cuando ya está bien mezclado batimos a velocidad alta por 5 minutos, añadimos el queso crema y seguimos batiendo hasta que se integre bien. Ponemos el frosting en una manga pastelera.

Ahora pasamos al montado de nuestra torta, para esto usaremos un plato giratorio, pero puedes usar el que tengas en casa, sobre el plato giratorio ponemos un platito de cartón para tartas y un poquito de frosting para fijar el primer bizcocho.

Ponemos el primer biscocho y sobre el ponemos el frosting, con la manga pastelera nos resultará más fácil ya que lo haremos en forma de espiral, rellenamos de afuera hacia adentro, cuando está bien relleno ponemos el segundo bizcocho y repetimos el paso anterior. Trata siempre de dejar la superficie de frosting bien recta para que el pastel no quede de lado.

Cuando ya pusimos el tercer bizcocho, ponemos frosting en los laterales y superficie del pastel, no es necesario poner mucho ya que sólo es la capa recoje migas así que sólo debe ser finita. Llevamos es pastel a la refrigeradora por 15 minutos para que endurezca un poco.

Pasado este tiempo, empezaremos a decorar la torta.

Nuevamente cubrimos con frosting los laterales y superficie de la torta, esta vez si es la capa definitiva así que debe quedar lisa y perfecta.

Puedes esparcir migajas del bizcocho sobre el frosting para decorar, también quedará muy hermoso.

Si te gustó esta receta de como se hace el pastel red velvet, no olvides compartirla en tus redes sociales.

Ver también: ▼

Galletas de avena fáciles y económicas

Deja una respuesta